Sumérgete en las aguas de color ámbar por las que X’Kanhá toma su nombre. Deja que el agua se lleve todos tus problemas y preocupaciones así como los mayas lo hacían, pues al bañarse mandaban toda la maldad al inframundo.